Crónica Triatló Osona 2014

Esta semana pasada ha sido increíble.

La he compartido con unos chavales de 12-18 años que tienen una pasión por el deporte abismal y hemos entrenado triple sesión a diario, comido como leones, dormido poco y reído…muchísimo.

En el alto del Rocacorba

Así pues, afrontaba este triatlón como un entreno más, 15 días despues del Im Frankfurt y la verdad, con unas molestias en el poplíteo que me hacian dudar si correria o no la parte a pie del tri.

El día de la prueba, nos encontramos todos los componentes del Gavà Triatló, una logística digna de Ironman, ya que nadabamos en Sau, y unos camiones llevaban las bicis al lago y nosotros luego íbamos en autobús.

Ya, durante el trayecto en autobús pudimos comprobar que la bici sería bastante dura y la verdad es que eso me animó bastante, ya que curiosamente, me encuentro espectacular subiendo en bici, y me entraron unas ganas locas de empezar a dar estopa en esa subida de 6km.

Llegamos al lago y una brutal sensación me embarga, ya que allí me enamoré de Rosa hace 20 años, y no habéa vuelto hasta entonces, hago un repaso mental de lo que ha cambiado mi vida en estos 20 años y flipo un rato….

Boxes son increiblemente pequeños, casi no caben las bicis, es el único pero de la prueba, han ampliado 140 plazas a ultima hora y sinceramente, ha sido un gran error, pues es muy muy pequeño, aunque entiendo que necesitan cubrir costes…

Con Jordi, uno de los “Juniors de Oro” del club

Nos vamos a calentar con tiempo de sobras, y me regalo unos segundos de buena vista, un lugar precioso, un lago tremendo, lleno de naturaleza por todas partes, muy bonito.

Después de calentar 10′ nos disponemos a dar la salida, y surge un momento de mucho peligro, ya que nos juntamos muchos flotando en el agua en poco espacio, sin neoprenos, y la gente se pone nerviosa haciendo ahogadillas entre nosotros con un peligro de ahogo brutal.

Vista la situación, muy acertadamente, se da la salida del triatlón para evitar catastrofes mayores y pongo mi ritmo crucero, trato de agarrar agua en cada brazada, pero no se puede llegar al nivel de un sprint habiendo hecho un IM hace 15 dias, bueno no me quejo más y salgo del agua en posición 71 con buenas sensaciones para afrontar la bici a tope.

En boxes un follón brutal y ademas yo me he de secar mi uña gorda ya que aun la tengo en carne viva y me pongo calcetines para no tener problemas de humedad en mis 5 uñas perdidas en el IM, por suerte, mi compañero de box, Guillem Rojas ha salido primero del agua y me pongo en su zona, porque sino, los pasillos eran caoticos.

Empiezo la bici con prudencia, ya que hay varias curvas dificiles, y veo a gente caída en las cunetas, hasta el km 6 que no empieza el puerto, donde empieza mi fiesta personal.

Pongo un ritmo duro y empiezo a pasar a gente, enseguida me doy cuenta que el puerto es largo pero no suficiente duro para irme solo, ya que a rueda se saca ventaja y mucha gente trata de seguirme, aunque no todos lo consiguen…

En las primeras rampitas de les guilleries

Paso a muchos conocidos, y veo que voy al limite, tampoco se bien cuanto queda hasta arriba, pero disfruto muchísimo de mi gallium pro y en varias veces al girarme veo que llevo un pelotón enorme detrás, y sigo con mi marcheta infernal.

Paso a Pablo, y le animo, paso a David Parra, a quien le digo que se ponga en el autobús que llevo detrás y casi lo tiro al pobre, hasta llegar al grupo de Amand Redondo, de quien trato de escaparme en los últimos metros de ascensión pero el desnivel no da para más y alguien con experiencia, me tira el ancla y no lo sacas de rueda a no ser que metas plato grande.

Una vez coronado el puerto, cedo protagonismo a los compañeros del grupo en la bajada.

Decido no arriesgar y les dejo ir, se me va el grupo en una bajada mucho más sencilla de lo que parecía y pierdo la posibilidad de bajarme de los 15 primeros a correr, y la verdad, que lo hago apropósito ya que no me apetece llegar enchufado a la t2 y forzar una rodilla a pie que no se como va a responder.

Asi que bajo suave, me engulle el grupo de David Parra, y juntos, tratando de ayudar a David a que no se descuelgue del todo, llegamos a la plaza de Vic a la T2.

Una T2 en la que pierdo 20” buscando mis bambas ( ahi mis mas de 2 años sin hacer un sprint…) y salgo a un ritmo fácil tanteando mis sensaciones en la rodilla.

Son dos vueltas de 2’5km, muy bonitas, aunque bastante rocambolescas, con gravilla, adoquines, escaleras, puntes y varios cambios de 180 grados que te obligan a ir concentrado. Tiro de Parra durante 2km, pero al ver que sin querer me estoy yendo y que las sensaciones son muy buenas, en la segunda vuelta apreto un poco el ritmo hasta que en el km 3’5 me meto un guarrazo de traca y me dejo la piel del hombro y rodilla en las calles de Vic.

Tras un chequeo de articulaciones, prosigo la marcha ya rodando fácil hasta que en el giro de meta me pierdo y corro 25 metros de más, y media vuelta ( ahi sinceramente faltaba un voluntario indicandolo…). Finalmente, llego a meta de Vic, veo a Rosa y a Eric y entramos juntos de la mano en meta…

Al final, posicion 31 y 1h20′ en un triatlón precioso, que marco con una cruz para el año que viene en el que pienso venir a por todas, ya que creo que se adapta muy bien a mis características y donde creo que puedo estar muy adelante si compito bien.

Por equipos, Pablo, Jaume, Marc, Marc, Pino y Laia llegaron muy bien colocados todos, siendo una bonita jornada deportiva la de el pasado domingo en Vic.

Volveré¡

Rayo

Quizá también te interese...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>